TR | EN

La política de Trump hacia Cuba es un producto de la desesperación

La política de Trump hacia Cuba es un producto de la desesperación

El 16 de junio, el Presidente de EEUU, Donald Trump canceló la política del ex presidente Obama de impulsar las relaciones bilaterales con Cuba y anunció la nueva política cubana de su gobierno.

[EN]

El discurso de Trump pasará a la historia como una desgracia no sólo por su contenido basado en mentiras y distorsiones, sino también por su tono arrogante, pretencioso, feo y amenazador que refleja todos los aspectos de la degenerada cultura política burguesa.

Las mentiras y distorsiones en las que Trump basó su nueva política cubana se centraron en la alegación de que los derechos humanos y las libertades políticas se violan en Cuba. Esta alegación, producto de una imaginación anticomunista incurable, está obsoleta ante los deslumbrantes hechos de Cuba. Los logros del pueblo cubano en términos de derechos humanos y libertades políticas representan los ejemplos más avanzados en el mundo de hoy. El presidente del EEUU imperialista, que tiene responsabilidad en cada gota de sangre y lágrima en cada centímetro cuadrado del planeta, no es cualificado para ofrecer patrocinio ni dar lecciones al pueblo cubano.

Trump anunció que para "liberar a Cuba" reforzaría aún más el bloqueo, intensificaría prohibiciones de turismo y fomentaría el apoyo a los disidentes. El imperialismo norteamericano se mueve en los mismos círculos viciosos y se aferra a las mismas rotas, las mismas políticas que ya han fracasado. La condena a las políticas fracasadas significa desesperación. El tono de intimidación de Trump no puede ocultar la desesperación del imperialismo estadounidense.

Sólo aquellos que han perdido la cabeza por el odio y la codicia pueden sentirse emocionados por una política destinada al fracaso y esto es lo que sucedió en realidad. No es una coincidencia que para anunciar su "nueva" política Trump escogió Miami donde se ha instalado la diáspora cubana contrarrevolucionaria. Sin embargo, la caja de Pandora ya está abierta y la poderosa realidad de Cuba ya ha alcanzado a esa ciudad también. Incluso entre los ciudadanos estadounidenses de origen cubano, la mayoría apoya la eliminación del bloqueo.

Siendo un país soberano, sólo el pueblo cubano puede decidir sobre el futuro de Cuba. La decisión del pueblo cubano es clara: defenderán la Revolución y seguirán luchando hasta que se elimine el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto al país y se devuelva a sus verdaderos propietarios el territorio bajo la ocupación de la base militar estadounidense en Guantánamo.

El Partido Comunista de Turquía declara que estará en solidaridad con el pueblo fraterno de Cuba y el Partido Comunista de Cuba.

¡Viva la Revolución Cubana!

¡Viva el socialismo!

Comité Central

Partido Comunista de Turquía